¿Por qué a los niños les gustan tanto los cuentos?

Tal vez para algunas personas el hábito de contar cuentos a los más pequeños de la casa es algo que ha quedado en el pasado, pero este tipo de estrategia tan característica de los tiempos de los padres y de los abuelos, es en realidad una práctica muy beneficiosa para la imaginación de los niños. En ese orden de ideas, hay que destacar que aun que en la actualidad los padres se encuentran saturados de tareas, en la mayoría de los casos laborales o domésticas, siempre hay que hacer lo posible para destinar algo de tiempo a los niños. Para incitarlos a la lectura, no hay nada como los libros personalizados a buen precio si quieres hacerles un buen regalo.

El gusto de los niños por los cuentos

Una de las razones y quizá la más importante de todas mediante la cual es posible explicar el gusto y el agrado de los niños por los cuentos, tiene que ver con que esta es una vía que les es posible utilizar para que su imaginación vuele y sea posible representar distintas escenas o situaciones que en la vida cotidiana no ocurre.

Por otro lado, aunque parezca que este ejercicio no es razonado por los niños, hay que pensar que con la lectura de los cuentos a los niños también se los puede arrullar y en ese sentido es una actividad con la que se mejora y se posibilita el sueño.

Beneficios de la lectura de cuentos a los niños

Además de cada uno de los elementos que se han mencionado hasta el momento, se pueden destacar los siguientes parámetros como características positivas de esta actividad:

  • Cuando los niños dedican parte de su tiempo a escuchar cuentos, se hacen cada vez más reflexivos, pues de una u otra manera, estas son piezas de la literatura que siempre entregan un mensaje al final respecto a cómo comportarse o saber distinguir entre lo malo y lo bueno.
  • Es un excelente insumo para combatir los propios temores, ya que el niño se puede identificar con alguno de los protagonistas y por ende dar continuidad a esas aventuras en su vida cotidiana.
  • El cuento es una de las tantas bases que son útiles para el desarrollo intelectual de los niños, así que cuando se cuenta una historia, se facilita que en el futuro el niño pueda entender las cosas con más rapidez.
  • La memoria es estimulada, al igual que las ganas de expresarse.
  • Las capacidades de percepción y las de comprensión de se van a desarrollar y ampliar.
  • La sensibilidad con distintas realidades, personalidades o personas será aún mayor debido a su exposición a distintos personajes.
  • El niño se siente feliz por la compañía de sus padres o de alguno de ellos, ya que la actividad implica que se dedique tiempo y mimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *